Experiencias

Y volvimos a El Cedral con Audubon

Fotos: Eduardo López

 

¡Bienvenidos! Y llegamos a el Hato El Cedral, noroeste del estado Apure, sur de Venezuela.

La estación seca aun no había terminado lo cual era favorable para la observación de aves ya que éstas, así como otros animales, tienden a agruparse en los lugares donde hay todavía agua. Sin embargo, el acceso en lancha a esos lugares tiende a dificultarse con la sequía.

Garzón soldado [Jabirú] (Jabiru mycteria) + Corocora colorada o roja [Scarlet Ibis] (Eudocimus ruber) + Corocora blanca [White Ibis] (Eudocimus albus).  Aquí se puede apreciar el gran tamaño que tiene el Garzón soldado y lo llamativo de su porte.

En este recodo del humedal se pueden ver 4 Garzas morenas, 1 Cristofué, 2 Garzas paleta, 2 Gallitos de laguna, 7 Gabanes huesito, 16 Chigüires, 2 Zamuros y 7 Babas.

Sabanerito frentiamarillo [Yellow-browed Sparrow] (Ammodramus aurifrons). Como es poco arisco resulta fácil de fotografiar, y adopta poses muy atractivas. En El Cedral es muy común.

Mirasol [Pinnated Bittern] (Botaurus pinnatus). Este fue mi primer «lifer» de la excursión. Mi meta en este aspecto, la cual por suerte logré, era alcanzar hasta cinco primeros avistamientos con registros fotográficos aceptables.  Se trata de un ave difícil de ver, tanto por el tipo de hábitat que frecuenta, como lo es la vegetación alta del humedal que se ve aquí, como por su movimiento apenas perceptible. Sin embargo, la probabilidad de verla y fotografiarla aumenta al final de la estación de sequía, como fue el caso en esta ocasión.

Gavilán andapié o de hombros rufos [Harris Hawk] (Parabuteo unicinctus unicinctus). Este ejemplar chillaba obstinadamente. Después del almuerzo sabríamos por qué causa.

Lechuzón orejudo [Great Horned Owl] (Bubo virginianus) (Pichón [Nestling]). A esta hora se sintió un gran escándalo en un área del campamento provocado por una familia de Gavilanes de hombros rufos que la emprendió contra los búhos, especialmente contra las dos crías. Luego de varios escarceos la situación se calmó, si bien no tuvimos certeza del desenlace ya que era hora de partir a nuestra jornada vespertina. El muchachito de la foto y su progenitor constituyeron mi tercer «lifer» de la excursión y el segundo de este día…

Arropados por este hermoso atardecer enrumbamos hacia el campamento muy satisfechos de nuestra segunda jornada, la cual nos tenía todavía reservada una simpática sorpresa.

Lechuza de campanario [Barn Owl] (Tyto alba)A eso de las 9:00 pm se escuchó sonar a esta simpática lechuza, la cual resultó ser mi tercer «lifer» de la jornada y cuarto de la excursión. Gracias a dos poderosos reflectores de los compañeros Pedro y Margareta.

Pato carretero [Orinoco Goose] (Neochen jubata) (♂ + ♀ + pichones). En este grupo no hay coleados. Se nota que esta especie se reproduce muy bien en esta locación.

Barraquete aliazul [Blue-winged Teal] (Anas discors) (♂+♀). Para quien, como yo, le gusta no sólo observar a las aves sino también tomarles buenas fotos, la ventaja del Llano en comparación con la Costa, en el caso de los patos y algunas otras aves acuáticas, es que pasan mucho tiempo activos en tierra firme.

Guanaguanare fluvial [Large-billed Tern] (Phaetusa simplex simplex). La lancha fue perseguida por estas gaviotas durante buena parte de nuestro trayecto. La razón de ello está en que la propela del motor lanza hacia la superficie toda clase de animalitos que se ponen en su camino, de modo que las gaviotas no tienen que cazarlos sino simplemente recogerlos con sus picos.

Víctor (Musiú) + Anaconda (Eunectes murinus). ¡Anjá! Se trata nada menos que de la serpiente más grande de América: la Anaconda.

Anaconda (Eunectes murinus) + Pajareros. El grupo se entusiasmó mucho con la Anaconda, aunque un poco más de lo que a mí me parece prudente. Varios se retrataron junto a ella o bien, en el caso de los más atrevidos, agarrándole la cola, hasta que al final se ubicaron para la foto en grupo. La docilidad del animal se debía sobre todo a que tenía varias heridas profundas de dientes de Chigüire que la mantenían aletargada.

 

Garza pechicastaño [Agami heron] (Agamia agami). Esta bellísima garza es considerada por muchos como la más hermosa de Venezuela. Para mí fue el quinto y último «lifer» en esta magnífica excursión.

Ultimo atardecer. Después de disfrutar de la Garza pechicastaña emprendimos el regreso al campamento dejando atrás los últimos resplandores del día que iluminaban a una somnolienta Baba.

¡Hasta pronto sabanas de El Cedral!

¡Nos seguimos viendo en la ruta!

 

Textos y fotos tomados de la galería Barloventomagico, de Eduardo López.

https://www.flickr.com/photos/barloventomagico/sets/72157651670602966/

12 al 15 de marzo, 2015

Y volvimos a El Cedral con Audubon
leer más

Crónica: En Macarao con Audubon

Febrero de 2015

Guía: Jhonathan Miranda

Coordinadora: Carmen Cabello

Fotos: Margareta Wieser

Nuestra observación de aves en Laguneta de la Montaña, Macarao (estado Miranda), estuvo orientada a buscar especialidades de la zona. Esto es, en medio de la abundancia de aves, nuestro guía Jhonathan Miranda nos concentró en avistar e identificar aquellas especies menos comunes de encontrar… aunque, igual, ¡admiramos todo! En poco más de 4 horas de jornada tuvimos una apreciable cosecha. Clima fresco, exuberante vegetación y lindos paisajes, además de ¡por supuesto! las aves que observábamos por aquel sendero.

Entre los lifers de algunos participantes estuvieron el Tapaculo de Caracas (Scytalopus caracae) y el Atrapamoscas Amarilloso (Myiophobus flavicans). Un Águila Blanquinegra (Spizaetus melanoleucus) revoloteó sobre nosotros en dos ocasiones. Aparte de grabadas en la memoria, imágenes de esta experiencia están en las hermosas fotos de nuestra compañera Margareta Wieser.

Bobito Copeón Montañero (Elaenia frantzii)

 

Atrapamoscas Amarilloso (Myiophobus flavicans)

 

  Granicera Pechidorada (Pipreola aureopectus)

 

Atrapamoscas Ligero Gargantiblanco (Mecocerculus leucophrys)

 

Reinita Gargantianaranjada (Dendroica fusca)

 

  Azulejo de Montaña (Thhraupis cyanocephala)

 

Águila Blanquinegra (Spizaetus melanoleucus)

 

Sorocuá Acollarado, hembra (Trogon collaris)

 

Quetzal Dorado (Pharomachrus fulgidus)

 

Pico de Frasco Esmeralda (Aulacorhynchus sulcatus)

 

¡Hasta la próxima jornada!

 

Febrero 2015.

 

Crónica: En Macarao con Audubon
leer más

Aventura con las Aves Andinas


 Guía: Gustavo Rodríguez

 

De excursión con Audubon en búsqueda de las aves andinas, Mérida-Barinas. Nuestra lista de avistamientos alcanzó las 185 especies. Los paisajes, memorables. La compañía, hermosa y cálida, hizo todo aún más grato.

 

Vista desde nuestra posada en Tabay

 

Primer día de pajareo, entre Tabay y El Morro, estado Mérida.

 

Encantados con este Atlapetes de Frenos Blancos (Atlapetes albofrenatus)

 

¡Y llegó una bandada mixta!

 

¿Y este pajarito cómo se llama?

 

El paisaje no dejó de impresionarnos

 

Este Tordillo (Tiaris bicolor) antecedió en las tunas merideñas al Picogordo Pechinegro (Pheucticus aureoventris)

 

Buscando al Picogordo Pechinegro, endémico

 

Preparativos para el gran evento

 

Gran picnic en hermoso lugar

 

¡Sorpresa! El Pitajo Negro (Ochthoeca cinnamomeiventris), y ahí cerquita apareció el Tapaculo de Mérida (Scytalopus meridanus)

 

Por ahí anda la Paraulata Cotarita (Myadestes ralloides)

 

Aquí todo el mundo come, dice el Oripopo

 

Ahora sabemos qué pasó con mi poncho impermeable

 

Santiago de los Caballeros de Mérida

 

Madrugonazo para ir a La Mucuy

 

Capachos en el paisaje merideño

 

Paraulatas Llaneras (Mimus gilvus) esponjadas en ese frío

 

A este pichoncito de Azulejo de Palmera (Thraupis palmarum) lo estaba alimentando su mamá

 

Uno de seis Pico de Frascos Gargantiblancos (Aulacorhynchus prasinus) en el mismo árbol

 

En la Mucuy, cerca del Sendero Humboldt

 

En La Mucuy, al lado del cultivo de truchas

 

En algunos de nuestros caminos

 

Compartimos hotel con este grupo de jóvenes en retiro espiritual

Desde el balcón en el subpáramo, Fritz

 

En búsqueda del Aguaitacamino Serrano (Systellura longirostris)

 

En el Páramo vimos, entre otras especies, el Meneacola, el Sietecolas y el Miracielito

 

Luis registra las coordenadas

 

El frailejón florido anuncia al Chivito de los Páramos…

 

Pajareo a 3.972 metros de altura

 

Cucarachero Triguero (Cistothorus meridae)

 

El páramo venezolano

 

El Chivito de los Páramos (Oxypogon guerinii)

 

Creatividad andina

 

Cuarto día. Hacia Santo Domingo y La Soledad

 

Amigable can

 

La Paraulata Morera (Turdus fuscater) nos acompañó siempre desde el subpáramo

 

Con Don Bonifacio Gil, de El Baho

 

El Pitajo Ahumado (Ochthoeca fumicolor), con cola corta quizás por pérdida accidental

 

En La Soledad, estado Barinas. Margareta le señala su avistamiento a Luis Diego

 

En La Soledad nos topamos con un lek de Saltarines Cabecidorados (Ceratopipra erythrocephala)

 

¡Aves y aves!

 

De regreso a Los Frailes, en un puente antes de Santo Domingo, Mérida

 

El Pájaro de Agua (Cinclus leucocephalus) se lució ante nosotros

 

El Pato de Torrentes (Merganetta armata) nos demostró sus elegantes habilidades

 

El espectáculo es entre 4 pm y 5:30 pm

 

Latitud: N 8o 52,670´ W 70o 39,292. Altitud: 1674 snm

 

Con su joven pareja

 

¡Marisela vio otra ave!

 

Luis es bueno tomando fotos con todo dispositivo

 

Un alto en el camino

 

Juramento solemne de volver a pajarear con Audubon

 

¡Hasta la próxima excursión!

Textos y fotos: Alfredo Rosas

Agosto 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aventura con las Aves Andinas
leer más

Relato: Fin de año en El Cedral con Audubon


 Diciembre 2014

Guía: Víctor Delgado (hijo), el Musiú

Coordinadora: Carmen Cabello

 

Nuestra aventura con las aves en el Hato El Cedral fue broche de oro del año 2014. Navegamos por los caños, atravesamos por los caminos del hato aquella inmensidad, pajareamos dentro de los bosques… El llano en aquel Apure indómito es una belleza estremecedora. Además de la emoción de observar tantas aves, tantas especies magníficas, conmueve saberse parte de un pais maravillosamente hermoso y único.

 El Gavilán Colorao (Busarellus nigricollis), dueño de sus espacios

 

Navegando por el caño

 

Nuestro guía, Víctor Delgado, el Musiú, logró ubicar la Garza Pechicastaña (Agamia agami), nada fácil de avistar

 

Otro que costó, lo cual incrementa el placer de observarlo: el Gallito Claro (Porphyrio flavirostris)

 

Sinfonía de Chenchenas (Opisthocomus hoazin)

 

¡Logramos ver 5 especies de Martines Pescadores, además de este hermoso Pigmeo (Chloroceryle aenea)!

 

En esta foto Katy está al otro lado de la cámara

 

El Atrapamoscas Duende (Arundinicola leucocephala) tiene bien puesto su nombre

 

Emocionados tras ver el Nictibio Grisáceo (Nyctibius griseus), nos topamos luego con su pichón

 

El llano tiene sus cromatismos, el de las Corocoras Coloradas (Eudocimus ruber)

 

Y de los Güiriríes (Dendrocygna autumnalis)

 

Misterios de la noche. Y un Lechuzón Orejudo (Bubo virginianus)

 

Habitantes de la sabana

 

Preparados para volver a navegar

 

 

¡Hasta la próxima excursión!

 

Fotos: Katy Pongonis y Alfredo Rosas

 

 

Relato: Fin de año en El Cedral con Audubon
leer más

Relato: Jornada de Observación de Aves en la Estación Experimental «El Laurel» de la UCV

 

21 de diciembre de 2014

Texto: Marieta Hernández

La Jornada de Observación de Aves realizada por Audubon de Venezuela en la Estación Experimental “El Laurel” de la UCV el pasado 21 de diciembre de 2014, apenas una semana después de otra jornada en el mismo sitio, fue muy productiva y generó sorpresas que, como guía, quisiera destacar.

Nos encontramos en la estación a las 6:00 am con absoluta e increíble puntualidad, al punto que los observadores más fanáticos, con Carolina Guerrero a la cabeza, ya habían comenzado sus avistamientos en el propio estacionamiento, con muy buenos resultados. Dada la actividad de las aves, nos mantuvimos una media hora y después comenzamos a subir hacia el ya conocido sendero que va desde las instalaciones de la estación hacia el punto más alto atravesando un parche de bosque bien conservado, en el cual nos ha sido posible en varias visitas observar incluso especies típicas de bosque nublado! 

Foto: Tania Aguirre

 

Al comienzo nos detuvimos en un sitio abierto frente a unas instalaciones lamentablemente abandonadas, en el cual siempre se han conseguido muchas aves, pero allí comenzó nuestro problema: ¡las aves no aparecían por ninguna parte! Lo peor es que una vez que iniciamos la subida en el usualmente promisor sendero, tampoco se dignaron a aparecer las aves, esquivas como nunca habían sido en la Estación.

En mi experiencia como guía puedo decirles que, aparte de la frustración de apenas mostrar uno que otro pajarito a los participantes (a veces sólo escucharlos), no hay nada que canse más un un pajareo que “no poder pajarear”.  Estaba además preocupada por la desilusión educadamente disimulada de Katy, quien salía por primera vez con un grupo de Audubon (yo pensaba: “Creo que ella no regresa…”)

Así transcurrieron las horas hasta que pasadas las 10 am llegamos al tope del sendero, el punto más alto de la estación (1.500 m.s.n.m. aproximadamente) y desilusionada me senté a descansar. Pero, gracias a la invaluable ventaja de andar con un grupo de observadores altamente motivados, ¡aquí se produjo la gran sorpresa! Alfredo Rosas insistió en continuar observando en el tope muy abierto y así llegó al borde posterior del famoso bosque, donde nos vimos recompensados por una verdadera lluvia de aves y variedad de especies que produjo en una hora 80% de las especies observadas. Extasiados contemplaron y fotografiaron hasta el cansancio una pareja de Sorocuaces que posaron complacientes.

Asombrados nos esforzábamos por lograr anotar todo lo que iba apareciendo y así se coronó con gran éxito esta jornada que culminó con un total de 52 especies, en la cual algunos lograron avistar incluso la Granicera Pechidorada y agregamos a la lista de la Estación 7 nuevas especies. Una vez más se demuestra el gran potencial de este sitio para la observación de aves, y que si en alguna actividad vale la pena tener paciencia es en la observación de aves…

 ¡Hasta la próxima jornada!

Relato: Jornada de Observación de Aves en la Estación Experimental «El Laurel» de la UCV
leer más

Carrusel de Fotos de Aves del Llano

 

 

 

Reseña del Carrusel de Fotografías de Aves del Llano

Octubre 2014

Facilitador: Mauricio Zanoletti

 

Una vez más la Sociedad Conservacionista Audubon de Venezuela (AUDUBON) ha reunido a un nutrido grupo de miembros con el propósito de intercambiar conocimientos sobre nuestra aves. En esta oportunidad, el pasado sábado 11 de octubre, en las instalaciones de AUDUBON los observadores de aves compartimos una secuencia de fotografías de Aves del Llano. La actividad realizada en un ambiente de mucha alegría, compañerismo y amistad, con una buena ración de refrigerios aportados por los asistentes, permitió a los participantes compartir y reforzar sus conocimientos sobre la identificación de especies de nuestros llanos a través de fotos gentilmente donadas por miembros y amigos de AUDUBON, a quienes se les reconoció el crédito.  Fotografías de especies muy comunes y ampliamente conocidas como la Garza Paleta y el Caricare encrestado, otras menos frecuentes como el Mielerito Azul y el Atrapamoscas de Arbustales y algunas crípticas como los juveniles de ciertas aves de presa, fueron el reto para los participantes. 

    

El carrusel de Aves del Llano fue moderado por nuestro buen amigo Mauricio Zanoletti, quien con su paciencia y buen humor ha facilitado el éxito de la jornada.

   

Con este carrusel de fotos, ya son tres los realizados.  El primero fue sobre la Identificación de Aves del Ávila y el segundo sobre Cantos de Aves….todos con una nutrida y entusiasta participación.

   

En el evento se informó que están en preparación Talleres mas técnicos y avanzados para la Observación de aves.

  

¡¡¡No se pierdan los carruseles por venir…estoy seguro que pasaremos un buen momento con nuestras Aves de Venezuela…!!!

 

Textos: Dorgelis Alcocer

 

 

 

 

 

 

Carrusel de Fotos de Aves del Llano
leer más

Reseña Carrusel de Cantos de Aves de Venezuela con Audubon

Septiembre 2014

Facilitador: Jorge Matheus

Impresionados aún con el Carrusel de Aves de Caracas que ofreció Mauricio Zanoletti a los miembros de Audubon de Venezuela, disfrutamos de otro novedoso carrusel: ¡Cantos de Aves de Venezuela!, creado por Jorge Matheus.


¿Cómo será un Carrusel de Cantos de Aves?, nos preguntábamos…


Pues Jorge Matheus ingenió cómo presentar el carrusel. Organizó su selección por familias: rapaces, hormigueros, paraulatas, cucaracheros, tangaras y demás. Primero nos colocó el canto de cada ave, con alguna curiosa pista…


…luego la foto de esa especie…


¡y finalmente la solución del enigma!


Una grata velada entre amigos para compartir información, conocimiento, anécdotas, pasión por las aves. Como siempre, aprendemos y disfrutamos juntos.


Y al día siguiente: nos fuimos con Audubon a identificar cantos de aves en Los Venados, en nuestro amado Cerro Ávila. Pues como dice el pajarófilo Eduardo López:

¡Nos vemos en la ruta!

 

Reseña Carrusel de Cantos de Aves de Venezuela con Audubon
leer más

Excursión al Estado Falcón

Por: Mauricio Zanoletti

Lugares de Observación: Posada Granja El Ojito y alrededores  –  Laguna de Moturo  –  Sector Sur de Coro  – Sierra de San  Luis  –  Parque arqueológico de Taima Taima.

 

 

 

 

               Salimos los participantes de la excursión desde Caracas cada quien por su cuenta, con el acuerdo de encontrarnos en la posada en la tarde del miércoles 11 de Septiembre.  Algunos llegaron mas temprano de otros y a las 8.00 pm ya estábamos todos reunidos cenando.  Fueron participantes, Gigi C., Fernando P.O., Luis F y Marisela de F., Beatriz y Peter E., Moira G. y Mauricio Z. 

John Kvarnbäck nuestro guía de experiencia internacional, un trotamundos impenitente, nos da las indicaciones para la mañana siguiente.  Nos encontraremos a las 5.30 am para tomar un rápido café y salir a pajarear en los alrededores de la posada.  Al regreso pensaremos en desayunar.

Día jueves.  El café nos tonifica y nos anima para salir a observar aves con mucha expectación.  Caminamos dentro de los predios de la posada y muy pronto vemos Azulejos de Jardín y Azulejos Verdeviche posados uno al lado de otro para poder observar las diferencias que nos indica el guía.  La exposición de las aves y la luz de la mañana hace que sea muy didáctico.   Hay muchos cantos y se nos muestra un Pico chato vientre perla y nos distrae un Titirijí de Maracaibo, especie que podemos encontrar solo en el noroccidente del país.  Canta un gonzalito para llamar nuestra atención y todos los binoculares y cámaras se dirigen a él.  Se ve hermoso.  Aparece una pareja de güitío barbiblanco, otra especialidad de la zona.  Es extraordinario verlos tan expuestos.  La Inezia Pico Tenue se acerca alarmada por la imitación de la Pavita Ferrugínea que hábilmente silba nuestro guía.  Pero allí está, atendiendo el llamado del guía vemos muy cercana y detallada un individuo de Pavita Ferrugínea que se queda mirándonos para que le saquemos muchas fotografías.   En el cielo hay un gavilán zamuro volando entre los oripopos.  John nos explica que se mezcla entre éstos e imita el vuelo para poder acercarse mas a posibles presas que no se preocuparán por la presencia de los carroñeros.    Vemos una pareja de Güitío Copetón que se activan mucho con la grabación del canto que utiliza el guía.  Los copetes muy erguidos despiertan la admiración de todos en el grupo por la belleza de estos animales.   A las 9 el calor arrecia y volvemos a desayunar rico. 

 Para pasar las horas de mayor calor, no salimos a observar aves sino que algunos salen a visitar los alrededores y otros compañeros se quedan a disfrutar de la playa tan cercana a la posada.  Pasan agradables esas horas hasta las 3.30 pm, hora a la que volvemos a salir, ahora al sector de Manzanillo, muy cercano a la posada.  La idea es buscar unas especialidades de la zona como son el Atrapamoscas de Copete Castaño y el Hormiguero de Espalda Negra.  Apenas llegar y conseguimos una gran actividad en un árbol cercano que no nos deja descansar el binocular.  Varias especies se muestran y también pronto entre ellas el Atrapamoscas de Copete Castaño.  No nos dejó mal.  Más adelante, entre un montón de ramas de arbustos secas logramos ver muy bien el Hormiguero de Espalda Negra.  Tenemos tres Carpintero Real Pico Amarillo con una vocalización que nos confundió.  John nos indica mirar en una dirección  dentro del follaje apretado de un árbol, y finalmente lo vemos, un Gavilán Pico Ganchudo posado en lo más intrincado ¿cómo lo vio?  Bueno, esa es la ventaja de tener un buen guía experimentado como los que habitualmente acompañan las excursiones de Audubon.

Nos movemos a otro sector, La Sabana, donde encontraremos una laguna.  Llegando nos recibe una pareja de Dara, vigilantes porteros que nos observan con curiosidad.  Conseguimos todo el sector muy seco y una laguna muy reducida, pero en ella dos flamencos paseando en el agua baja.  En la orilla observamos algunos playeros:  un individuo de Playero acollarado, Playeros menudo, semipalmeado y rabadilla blanca nos permiten apreciar diferencias entre estas especies que resultan tan difíciles de identificar.  John escucha, llama y consigue que se acerque el Jipato Nuca Blanca, especie no reportada en los libros para esta zona.  Se escuchan las ráfagas de las cámaras de los fotógrafos aprovechado la buena exposición de este individuo.  También muy expuesto a deleite, se muestra un atrapamoscas sangre de toro.  Termina la jornada muy calurosa y muy fructífera con 95 especies registradas.

El viernes 13 de septiembre nos vamos muy temprano a la laguna de Moturo, otro de nuestros destinos.  A las 6 am, con la primera luz del sol nos recibe la visión de vuelos de güirirí y de Flamencos, hermosos.  Un Gavilán maromero elige como predio de caza un área cercana a nosotros.  Nuestro guía pone el telescopio y pone al grupo a identificar.   Un Pecho amarillo orillero se convierte en el reto:  hay que fijarse en el pico para no llevarse a engaño con otras especies muy similares.  Un Corocoro castaño, mas comprometedor aún: a fijarse en las proporciones del ave y los colores.  Barraquete aliazul:  tamaño, postura, color.   Excelente práctica, muy didáctica y agradecida por el grupo. 

El calor es inclemente pero se acerca la hora de almuerzo que aprovechamos para pasar el tiempo mas agobiante.  Parte del grupo regresa a la posada para disfrutar en la tarde de sus instalaciones y la playa.  Pasan unas horas muy agradables conversando y haciendo buenas migas, que propicia un ambiente de alegre camaradería.

El pajareo sigue en la tarde nuevamente en Moturo.  Varios playeros juntos favorecen un mini taller de identificación.  Con la gran utilidad que nos da el telescopio, John nos invita al análisis detallado y aplicar esfuerzo para la identificación de Playero solitario, Tigüi Tigüe chico y Playero rabadilla blanca y separar las especies.  Terminamos rascándonos la cabeza pero con varios conocimientos de mas.

El avistamiento de la tarde y probablemente del viaje fue el de la Garza Enana Amarilla.  La extraordinaria exposición, la luz que recibía, el tiempo que estuvo con nosotros hizo nuestro deleite.  Tuvimos oportunidad de apreciar varias conductas y poses.  Finalmente, al irse, Luis logra una espectacular foto del individuo en vuelo.

Vemos una familia de Güirirí nadando en cadena: 9 pichones con los dos adultos sobre el plácido paisaje de la laguna punteada de Gallinetas de Agua, Paticos Zambullidores, Garzas. Nos reconfortamos en la gentil claridad de la tarde refrescada por la brisa.  Lejos y gracias al telescopio vemos una pareja de Becasina migratoria, un registro nuevo para la laguna.  La brisa, la temperatura, los colores cálidos de la tarde avanzada, el paisaje y las aves nos están compensando del intenso calor que soportamos en la mañana.  Conocemos una señora amigable de sonrisa amable quien atiende una bodega ubicada en una privilegiada altura que domina la quietud de la laguna.  La jornada concluye con 115 especies registradas, nada mal.

El sábado nuestro destino es la Sierra de San Luis.  La primera parada es en el sur de Coro, al pie de la Sierra.  Antes del desayuno que la posada nos preparó para llevar, observamos la Candelita migratoria, la Inezia de pico tenue, Cardenal Coriano, el Albañil que produce muchísimas fotos, Turpial, el Lechosero Pechiblanco… muchísimo para esta empezando el día.  Después del desayuno parte del grupo decide visitar otro de los atractivos de la región  e ir hasta la zona franca de Punto Fijo para aprovechar los buenos precios.  Los demás comenzamos a subir hacia la Sierra.  Todavía en la parte baja buscamos el Gavilán Andapié y el Curtío del Tocuyo, pero después de varios intentos y llamados no tenemos suerte y seguimos.  Ya mas altos, una parada produce el Maizcuba, muy pendiente del canto reproducido y el Curtío.

Después de almuerzo, en la hora de menor actividad, estuvimos viendo algunas posadas en la zona para eventuales paseos futuros de Audubon.  Como el tiempo nos acompaña, decidimos llegar hasta El Haitón, en busca del Campanero Herrero.  Lo oímos cantar insistentemente pero pasa mucho tiempo para que venga a posarse en un yagrumo a la entrada del parque para la completa y detallada observación con los binoculares y el telescopio.

La intención de pararnos en otros lugares en el camino de regreso a El Ojito se ve frustrada por una intensa tormenta eléctrica que se bate sobre la carretera.  Volvemos a la posada para reencontrarnos con nuestros compañeros que fueron a Paraguaná y contarnos mutuamente nuestro día.

 Último día, el de la partida, pero antes de irnos no queremos dejar de visitar Taima Taima, zona arqueológica árida y xerofítica.  A las 6.00 am estamos en el sitio por una hora impostergable, a fin de salir temprano y no conseguir cola en nuestro regreso a Caracas.  La intención es ver Cardenales Corianos y Turpiales.  No tenemos mucha suerte con esas especies, pero tenemos oportunidad de ver varias otras.  Los últimos 5 minutos de esa hora preestablecida nos regalan un festín de especies atraídas por la imitación del canto de la Pavita Ferrugínea de nuestro hábil guía:  Chirito de Chaparrales, Atrapamoscas Pico Tenue, Titirijí de Maracaibo, Atrapamoscas de Arbustales, Cardenal Coriano….. 39 especies en 60 minutos de observación nos dejan la euforia de una última hora excelentemente invertida.  De regreso a la posada para desayunar y emprender la vía a casa.

 

Familia de Patos Güire

 

Flamenco

 

 

Septiembre 2013.

Excursión al Estado Falcón
leer más

Carnaval 2013 con las aves

Por: Carolina Guerrero 

Caracas siempre ha sido encantadora en carnavales. Este año, el placer fue supremo: disfrutamos de tres pajareadas espectaculares organizadas por Audubon. Cada quien se apuntó a la(s) que quiso. Margareta Wieser y yo tuvimos el privilegio de asistir a las tres.

 

El sábado de carnaval, 9 de febrero, fuimos a uno de los sitios más asombrosos de la ciudad para el pajareo: el parque Los Venados, en el Cerro Ávila. Nuestro guía fue Jorge Matheus, quien además de compartir con nosotros su conocimiento en observación e identificación de aves, nos hizo sentir su entusiasmo y emoción ante las especies que descubrimos ese día, en especial una de sus aves favoritas: la Reinita Cerúlea. Bellísima. Con razón a Jorge le gusta tanto. Siempre, siempre es una delicia observar aves en Los Venados. Para empezar, varias bandadas de Pericos Pintados (Venezuelan Parakeet) nos dieron la bienvenida. Es maravilloso toparse con ellos una y otra vez: increíble que en la naturaleza exista una criatura con tantos tonos, tan raros (verde dramático, carmesí profundo, entre otros) y tan hermosamente distribuidos. Difícil enumerar las especies que más nos impresionaron: Reinitas Gargantianaranjada, la Paraulata Cabecinegra y la Paraulata Ciote, el Vireo Gargantiamarillo. Nos hechizaron también la Granicera Pechidorada que fotografiaba Margareta, el exuberante Pico Gordo Amarillo, el Cabezón Castaño y la Tangara Líder. También los Tico-Tico Rojizo, Tico-Tico Pico de Cuña y el Buscador Oleaginoso. No pueden imaginar cuántas especies más. Fue una pajareada generosa.

El lunes de carnaval, 11 de febrero, tuvimos la fortuna de volver al Parque Los Mariches. Nuestro guía fue Alejandro Nagy, quien es un verdadero virtuoso del pajareo. En plena entrada del parque había tantas especies, que Alejandro insistió sabiamente en quedarnos en ese punto todo el rato que durara la actividad “pajaril”. El consentido fue el Saltarín Cola de Lanza, que siempre asombra con esos tres colores tan bellamente contrastantes y su figurita tierna. Pudimos detallar el Pico Chato Sulfuroso y el Levanta Alas Gorro Gris. Bellísimo el Atrapamoscas Gorra Negruzco. En otra zona del parque, Alejandro oyó el Cucarachero Pechicastaño, que finalmente se dejó ver. Los Cardenales Guamero macho y hembra acapararon miradas. Más allá, aparecieron el Curruñatá Saucito y el Curruñatá Celeste, lindísimos. No les contaremos qué otras espectaculares especies nos sorprendieron. Compartiremos, sí, la singular emoción de haber contemplado a dos Gonzalitos Reales en la copa de un Bucare en flor. Imagínense aquel espectáculo de matices anaranjados. 

Un Gavilán Tejé sobrevolaba un incendio, a lo lejos. Cuando nos íbamos, nos dio la despedida un Cardenal Montañero macho. Este parque es un deleite para pajarear y disfrutar del paisaje. Impresiona que sea un tesorito desconocido para tanta gente. 

Y el martes de carnaval, 12 de febrero, fuimos a Amaranta Casa de Colibríes. Es increíble la labor que su anfitriona, la gran Cecilia Martínez, ha hecho con esa casa y con los niños de la zona. Al llegar, pajareamos en la calle aledaña a Amaranta. Nuestro guía fue nuevamente Alejandro Nagy. La ocasión fue magnífica para distinguir, entre otros, al Vencejo Ceniciento y el Vencejo Montañés. Nos asombró el Cabezón Cinéreo hembra, cantidad de Semilleros, y el canto del Cucarachero Bigotudo. A lo lejos volaban dos rapaces que Alejandro nos retó a identificar. Única pista: eran una especie migratoria. Y Alfredo Rosas observó, recordó, dio la respuesta: ¡Gavilanes Bebehumo! Fue una jornada bella, con Güitíos Gargantiblancos, Pitirres Copete Rojo, Atrapamoscas Barbiblanco y de Serranía. A la sinfonía de colibríes en Amaranta, absolutamente linda, se unieron dos sorpresas pasado el mediodía: el Sorocuá Acollarado macho y el Pico de Frasco Esmeralda. ¡Qué más se puede pedir!

Disfrutamos pajareadas, paisajes, espléndidas guiaturas y grata compañía. Audubon convirtió estos carnavales en tres felices episodios de nuestra experiencia. ¡Hasta la próxima!

Carolina Guerrero.

**Fotos de Margareta Wieser:

Reinita Gargantianaranjada en Los Venados,

http://miscaminos-meinewege.blogspot.com/2013/02/fotos-tomadas-febrero-09-2013-en-los.html

Granicera Pechidorada en Los Venados,

http://miscaminos-meinewege.blogspot.com/2013/02/golden-breasted-fruiteater-aureopectus.html

Pericos Pintados en Los Venados

http://miscaminos-meinewege.blogspot.com/2013/02/venezuelean-parakeet-pyrrhura-emma.html

Frutero Cabecileonado en Los Venados

http://miscaminos-meinewege.blogspot.com/2013/02/fotos-tomadas-febrero-09-2013-en-los.html

Atrapamoscas de Serranía en Los Mariches

http://miscaminos-meinewege.blogspot.com/2013/02/parque-nacional-las-mariches-edo.html

Vista desde la calle aledaña a Amaranta Casa de Colibríes

http://miscaminos-meinewege.blogspot.com/2013/02/colibris-en-la-casa-amaranta-altos.html

Mango Pechinegro en Amaranta Casa de Colibríes

http://miscaminos-meinewege.blogspot.com/2013/02/colibris-en-la-casa-amaranta-altos_14.html

Carnaval 2013 con las aves
leer más

Jornada de Interpretación del Parque del Este 3 abril 2011

El Parque del Este… todos los caraqueños lo hemos visitado y desde niños disfrutamos de sus caminos, de sus árboles, del laguito, del planetario… Ahora de adultos, y como observadores de aves, hemos hurgado en las copas de los árboles y entre las hojas del piso con nuestros binoculares.

El Parque del Este… todos los caraqueños lo hemos visitado y desde niños disfrutamos de sus caminos, de sus árboles, del laguito, del planetario… Ahora de adultos, y como observadores de aves, hemos hurgado en las copas de los árboles y entre las hojas del piso con nuestros binoculares. Fue nuestra iniciación en el maravilloso arte de la observación de aves gracias a los cursos de Identificación de Aves que dicta la Sociedad Conservacionista Audubon de Venezuela.

Obviamente ya no tiene el mantenimiento de antes y como cada vez tiene más visitantes, se han degradado los ambientes. Las obras de Burle Marx han sido dejadas al olvido, las fuentes están abandonadas, pero fue agradable haber visitado esas áreas porque José Luis Mateo, ex presidente de Audubon y arquitecto paisajista y urbanista, quien participó en el paseo, nos ayudó a verlas desde otro punto de vista.

Ahora bien, nuestro guía de la jornada de interpretación era Pedro Cabello, estudiante de Biología de la UCV, y guía ambiental y guía de juegos ecológicos del Parque del Este y del Terrario desde los años 2004-2005; además de colaborador de la Colección de Herpertología del Museo de Historia Natural La Salle de la Fundación La Salle.

Y Pedro nos mostró aspectos del parque que no conocíamos, describió cosas que a pesar de tenerlas a menudo frente a los ojos no tenemos ni idea qué son o por qué son como son, como, por ejemplo, los sistemas de defensa y supervivencia de las plantas.

Además nos hizo un repaso detallado de las aves que están en las jaulas y nos dio explicaciones muy interesantes del comportamiento en el mundo salvaje de algunas de ellas. 

Y, por si fuera poco, cerramos en el Terrario donde llegamos justo a tiempo para la demostración donde vimos que las culebras solo atacan si son atacadas (o pisadas o molestadas de alguna manera).

Y entre otras exhibiciones, pudimos ver la última que es donde quisieron hacer un chiste poniendo un espejo y un letrero que dice “La culebra más peligrosa de Venezuela: la cuaima casera”, con la idea de que nos reflejemos allí las mujeres. Obviamente es una broma machista, aunque simpática, a mi parecer. Lo que no queremos en ningún momento es que la gente les coja más odio a las serpientes e insectos, como quizá pudieron malentender porque en la invitación los animamos a ver “la serpiente más peligrosa de Venezuela”, sino todo lo contrario, que aprenda a apreciarlos, a admirar su belleza y a reconocer su derecho a la vida.

Están invitados a la próxima jornada de interpretación que haga la Sociedad sea en el Parque del Este, en el Jardín Botánico, en Los Venados o en cualquier otro lugar.

 

Jeannette Nouel

 

Jornada de Interpretación del Parque del Este 3 abril 2011
leer más