Audubon de Venezuela

¡Y nos fuimos con Audubon a explorar las aves de Mérida!

Guía: Alejandro Nagy

Marzo 2016

 

El día del viaje.  Viajamos juntos desde Caracas.  Somos diez participantes y nuestro guía es Alejandro Nagy, experimentado conocedor de las aves en Venezuela.  Somos afortunados al contar con él. Ya desde Barinitas donde almorzamos, comenzamos nuestro pajareo.  Nos desviamos unos minutos hacia Altamira de Cáceres para buscar el Pájaro Vaco Oscuro (Tigrisoma fasciatum) en el río Santo Domingo.  Como si hubiéramos tenido una cita, estaba sobre la corriente, muy cercano para hacernos disfrutar de su vista.  

Pájaro Vaco Oscuro (Tigrisoma fasciatum)

Foto: Mauricio Zanoletti

Mas adelante, volvemos a parar, esta vez sobre el puente de Las Piedras para otra especialidad, el Pato de Torrentes (Merganetta armata) que también, una pareja, parece estar esperándonos.

 

Pato de Torrentes (Merganetta armata)

Foto: Margareta Wieser

Paramos nuevamente en el Velo de la Novia, y un Capitán cabecirrojo (Eubucco bourcierii) no tarda en hacerse admirar.  Distintas especies de tangaras y, al pie de la cascada, el Pájaro de agua (Cinclus leucocephalus)  

Dia1: La Mucuy.  Es un precioso parque con vegetación bien conservada. Nos disponemos a pasar el día.  Nos recibe un Robanectar azulado (Diglossa caerulescens) saltando entre las ramas de un pequeño árbol aislado.  Más adelante antes de entrar al bosque, una pequeña bandada mixta trae diversas tángaras y reinitas migratorias.  En repetidas oportunidades tuvimos Reinitas gargantianaranjada (Setophaga fusca) con distintos plumajes.  Nos gustó mucho admirar el Subepalo  perlado (Margarornis squamiger).  Ya adentrados en el bosque varías otras especies se presentaron.  Muy especial resultó ver el Verdín vientre castaño (Chlorophonia phyrrophrys).   

Subepalo  perlado (Margarornis squamiger)

Foto: Margareta Wieser

 

Día 2: El Valle, vía Páramo La Culata.  Fresca la mañana, nos disponemos a pajarear a lo largo de la carretera.  Varias especies salen a nuestro encuentro.  El Chiví güicherito (Basileuterus nigrocristatus) se muestra confiado.  También uno de los atrapamoscas más frecuentes del sector, el Atrapamoscas ligero gargantiblanco (Mecocerculus leucophrys).  Se dejó ver bien el Colibrí verde colirrojo (Metallura tyrianthina).  Muy hermoso se presentó el Ángel del sol amatista (Heliangelus amethysticollis).   

Chiví güicherito (Basileuterus nigrocristatus)

Foto: Mauricio Zanoletti

 

Colibrí verde colirrojo (Metallura tyrianthina)

Foto: Kate Pongonis

Al final de la carretera decidimos caminar hacia el páramo, con la esperanza de ver algunas especialidades de esas alturas.  Sin embargo no fue el día, asumimos que por el calor y la intensa sequía de estos días.  Tímidamente se mostró el Pitajo ahumado (Ochthoeca fumicolor).  Nos sobrevuela un Halcón migratorio (Falco columbarius).  Notable la cantidad de Paraulata morera (Turdus fuscater) y Correporsuelo (Zonotrichia capensis).  De bajada almorzamos en un pequeño restaurante en la carretera, quien pastelitos y quien trucha.  Nos atendió Camilo, un educadísimo niño que estaba ayudando al abuelo. Los encargados nos permitieron permanecer en la parte posterior en la que se ha registrado el Colibrí pico espada.  No hubo suerte con este pero tuvimos unas fabulosas vistas de Coludo azul (Aglaiocercus kingi), Ángel del sol amatista (Heliangelus amethysticollis) y Colibrí inca alirrufo (Coeligena eos).   

Foto: Kate Pongonis

 

Para los parameros tuvimos que esperar, pero bien que valió la pena...  

Día 3.  Vía El Morro.   Partimos hacia los Pueblos del Sur muy temprano en la mañana.  Tuvimos el apoyo de camionetas que nos llevaron hasta el lugar.  Las vistas amplias de las laderas de las montañas y el cielo terso fueron espectaculares.  Al llegar al lugar la especialidad esperada del viaje se mostró sin vergüenza ni disimulo, el Picogordo pechinegro (Pheucticus aureoventris), que no es endémico, pero aquí es una de las poquísimas localidades donde verlo en nuestro país.  Mas la sorpresa fue mayor cuando vimos el Tordillo yerbero (Tiaris olivacea), fuera de su área de distribución esperada. 

Picogordo pechinegro (Pheucticus aureoventris)

Foto: Margareta Wieser

 

Tordillo yerbero (Tiaris olivacea)

Foto: Margareta Wieser

 

En la vía del regreso entramos al bosque y muy pronto conseguimos muy confiados, una pareja de Pitajo negro (Ochthoeca nigrita).  La Viuda de la montaña (Pharomachrus auriceps) pudimos disfrutarla en todos sus colores. 

Pitajo negro (Ochthoeca nigrita)

Foto: Kate Pongonis

 

Día 4.  Páramo El Águila.  Estamos muy temprano ¡¡¡FRÍOOOO!!!  A los  más de 3800 metros buscamos nuevamente las especies de Páramo.  Pronto escuchamos el Piscuiz frentiocre (Schizoea cacoryi) y después tenemos buenas y repetidas vistas del Güitío coludo (Asthenes wyatti).  Son frecuentes el Meneacola (Cinclodes albidiventris) y el Pitajo ahumado (Ochthoeca fumicolor).  Del Fringilo aplomado (Phrygilus unicolor) y Semillero desairado (Catamenia inornata) tuvimos oportunidad de ver juntas ambas especies, machos y hembras, con lo que nuestro guía pudo explicar muy bien las claves para distinguir unos de otros.  Gran suerte de ver con mucho detalle también el Miracielito (Anthus bogotensis).  Mucha atención tuvimos que aplicar para ver el Cucarachero triguero (Cistothorus meridae) y finalmente pudimos verlo en su diminuta belleza. 

Miracielito (Anthus bogotensis)

Foto: Jorge Matheus

 

Dos Águilas real (Geranoetus melanoleucus) y un juvenil ofrecen una soberbia vista en vuelo en Mifafí. 

El día del regreso.  En dos grupos regresamos.  Algunos directo, otros pararon en un resquicio de la carretera donde tuvieron oportunidad de ver otras especies llamativas como la Candelita frentiblanca (Myioborus albifrons), Cachaquito vientredorado (Anisognathus lacrymosus

Ciento cuarenta y cinco especies produjo este viaje, pero sobre todo muchas especialidades de la zona merideña de los Andes venezolanos y un grupo muy armónico y homogéneo, que disfrutamos mucho de la compañía entre amigos. 

 

Foto: Tania Aguirre

 

¡Hasta la próxima excursión!

 

 Texto: Mauricio Zanoletti

 

 

 

 

 

Todos los Derechos Reservados

RIF: J-00209922-4

Calle Cumaco con Arichuna.
Edif. Sociedad Venezolana
de Ciencias Naturales.
2do piso. Urb El Marqués

T: +58-212-272.87.08

E: info@audubonvenezuela.org

W: www.audubonvenezuela.org

Colabora con esta iniciativa

Hazte miembro

Haz una donación